lunes, 3 de febrero de 2014

Somos hombres de otro siglo (XII): Vincere Debemus!



¡Vincere debemus! Porque tenemos enfrente a los ignorantes, a los que reniegan de las tradiciones que son demasiado cobardes para mantener.

¡Vincere debemus! Porque ya no poseen la facultad y no sienten el coraje de pensar en clave de Gloria.

¡Vincere debemus! Porque la civilización moderna es una enfermedad del hombre desespiritualizado.

¡Vincere debemus! Porque sabemos que el sufrimiento es una fuerza de redención, una verdadera sobrecreación.

¡Vincere debemus! Porque esta misma civilización que tanto presume en el futuro ,únicamente ofrece fracasos y catástrofes, que hacen renacer en nuestra alma precisamente aquello que este mundo quiere abolir.

¡Vincere debemus! Porque para reconocer la Hispanidad  hay que esforzarse en verla en su historia, en su espíritu.

¡Vincere debemus! Porque un pueblo se juzga por sus virtudes, no por su masa.

¡Vincere debemus! Porque , en efecto, no se trata de tener razón contra el error, se trata de que tener razón no es suficiente, no es suficiente resistir: es necesario vencer, puesto que la sola resistencia no ha justificado nada más que a los muertos.

Sursum corda