martes, 30 de noviembre de 2010

Una de calendarios, Lesbianas y educación

Manolete, si no sabes torear ¿pa que te metes?


Resulta que esta tarde tenía reunión de padres en el colegio de mi hija pequeña donde al parecer nos iban a contar todos los pormenores del curso actual. Durante la reunión general todo ha sido bastante normal…los profesores con vergüenza a dirigirse a un público más o menos numeroso, los padres conociéndose, los niños trasteando, etc… como decía, lo normal.

Lo especial de la situación y que me ha resultado penoso ha sido cuando nos encontrábamos con los tutores correspondientes de cada aula, la tutora de mi hija nos ha explicado cual iba a ser el calendario de este año. La verdad es que estaba bastante perplejo pues en este colegio, que he de decir es público, se celebraría la Navidad y hasta se colocaría un Belén, ¡no me lo podía creer! Pero , amigo, siempre hay una cara para la cruz, y resulta que la tutora nos comenta que no habrá día del padre ni día de la madre sino Día de la Familia.

Sinceramente me importa poco, pero ese no era el quid de la cuestión, resulta que me ha dado por preguntar el motivo de tan estrafalario cambio y la profesora algo avergonzada y apurada, todo sea dicho, me ha contestado que se trataba de un cambio realizado por la administración del centro debido a que hay hijos de padres divorciados y que podría ser un poco violento para las familias.

Perplejo me he quedado oiga, ¡qué tontería! ¿qué tendrán que ver los churros con las merinas? Si el niño tiene dos padres, ¿qué puede influir el divorcio de estos para la celebración de dicho día? Obviamente resulta absurdo, más cuando la fiesta que quieren celebrar se trata del Día de la Familia…¡cojones! ¿qué familia? ¿No se suponía que el cambio estaba motivado por los hijos de divorciados? Es decir, el niño en ese caso seguirá teniendo un padre y una madre, pero lo que seguro no tendrá será una familia.

Total, que me he puesto algo irónico y me ha dado por reír mientras le soltaba la retahíla a la profe…ella me miraba con ojos de quien pide ayuda (“cállate la boca por tu madre”) y de quien pensando lo mismo que el menda se lo tiene que tragar por que así funcionan las cosas.

A todo esto, una mujer de pelo corto y con pinta de progre ha saltado en defensa de la pobre profesora, y me ha espetado en la cara mientras me miraba con verdadero odio que no todas las familias tienen un padre y una madre…¡¡¡acabáramos!!! ¡se trataba de eso! El lobby homosexual quiere cambiarnos el calendario escolar y yo no me estaba dando cuenta; me he tenido que enterar gracias a los espumarajos de una respetable lesbiana progresista que con su buen hacer a tenido a bien explicarme el nuevo modelo de familia.

Claro, si antes me había reído ahora ya me estaba decojonando <<Señora, no se queje que el día de la madre tendrán doble fiesta>>  le he dicho, <<pero ya que ustedes desean su presunta normalidad, no nos joda a los que somos normales>> bueno bueno bueno, como se ha puesto la señora , que indignada ha cogido a su femenina pareja y a su ¿hija? Y se ha marchado no sin antes gritarme un gran “Fascista” y dar un portazo.

Que incoherencia señores, ¿no quieren su normalidad? pues coño ¿que hacen intentado tapar sus miserias? ¿quizás tratan de evitar que a sus retoños (algo lógicamente falso, por lo menos de una parte) se les traumatice por no tener un padre y una madre? ¿pero esta gente no quería su relativa normalidad? o lo más probable de todo ¿se darán cuenta de la salvajada que nos quieren hacer normalizar?. No ha más ciego que el que no quiere ver.

Blanco y en botella.