viernes, 4 de marzo de 2011

Reflexiones Castellanas. De vuelta con la generación perdida

Hoy precisamente leía una noticia que me ha dejado en blanco:

REINO UNIDO: NO HAY LUGAR PARA LOS CRISTIANOS EN EL SISTEMA JURÍDICO.

Si la moral cristiana es perjudicial para los niños e inaceptable para el Estado, ¿cuánto tiempo pasará hasta que a los cristianos nos quiten a nuestros hijos biológicos?
 
Para saber más acerca del tema:
 
El caso es que me ha dado por pensar y a este punto opino que deben ser los últimos coletazos que le quedan al relativismo en Europa. Me explico.

2000 años de educación cristiana vienen desde hace décadas , de forma muy agresiva, a ser sustituidos por una educación fruto de la ingeniería social , la estatalización, el capitalismo y la progresía.

En Europa se está dando el fenómeno de "La generación perdida" o como llamamos aquí "Ni-Ni" , cuyas consecuencias aun hoy son imposibles de preveer, pero tanto sociólogos como educadores están de acuerdo con que serán nefastas. Por ello, lo hablaba el otro día con un buen amigo, las generaciones que no estuvieron del todo infectadas por el error de la psicología progresista (imperante en España en las universidades de los 70 y 80) , es decir, los actuales padres de hijos relativamente jóvenes (entre 0 y 6 años) han decidido tomar cartas en el asunto, habida cuenta que la ingeniería social fracasó con la generación anterior, creando un conglomerado de jóvenes amorales , carentes de estímulos y precoces en frustración.

Los psicólogos y psiquiatras actuales (entre ellos López Ibor a la cabeza) se han llevado las manos a la cabeza y una parte importante dentro de este colectivo está volviendo a la opinión que el niño tiene necesidad de fe, disciplina, normalidad....vamos, lo que venía siendo habitual hasta hace relativamente poco.

El problema , como siempre, fue dejarnos guiar por lo revolucionario, lo novedoso, lo progresista, por ello digo que estos hechos son el inicio de los últimos coletazos de esta decaída Europa, que resurgirá a medida que vuelva a abrazar el cristianismo, y que no se si tarde, parece que está de nuevo a intentarlo, pese a que quede mucho por hacer, pero nadie dijo que fuera tarea fácil.