domingo, 8 de septiembre de 2013

Policías en acción y la Secta.

Un compañero me ha hecho llegar este texto que reproduzcan tal cual a continuación:

«Mi amigo Sergio en una de sus reflexiones piensa en la imagen equivocada que puede llegar a tener la gente de nuestro trabajo.
Sería bueno, amig@s, que supieseis que si veis unos policias cachas que reducen a un individuo violento y agresivo, sin causar ninguna lesión es porque esos policias se han preocupado de gastarse su dinero en un gimnasio particular para apredender esas técnicas que tan bien quedan en la tele y que parece que nos las dan al mismo tiempo
que la placa y la pistola.

Que, en casos extremos, si pegan un tiro han de acertar de forma que no maten al individuo ni hieran a ningun viandantes...... recibiendo solo , al año, una practica de 25 cartuchos en la galeria. Si quieren practicar mas... a pagar toca.

Que cuando salvan a un ciudadano que se quiere suicidar.... estan expuestos a que ese mismo ciudadano luego les pueda denunciar por coacciones. Asi esta la ley.
Que si persiguen a unos chorizos que se dan a la fuga después de haber entrado en vuestra casa,. daros una paliza y robaros, y tienen una colisión con otro vehículo... es facil que acaben sancionados y sin carnet de conducir.
Que cuando veaís a unos policias con gran paciencia y arte de calmar a los borrachos y drogadictos alterados y violentos penseis que ese arte es suya, que la han aprendido con los años ó pagandosela de su bolsillo ya que, desde que salen de la Academia, sus unicas lecciones las recibirá de un buen veterano que tenga por compañero ó de su experiencia diaria adquirida con los años.
Pensad que los buenos solo ganan en las peliculas, que en el mundo real tiene las cosas mas faciles el delincuente que esos policias.

Quizá recordando estas cosas, que yo recordaba el otro dia, apreciemos un más la labor de esos policias que anteponen su profesión al llegar a casa sanos junto a su familia. Porque, contra lo que algunos piensen, no todo está incluido en el sueldo que nos pagan.»

Poco que añadir.