jueves, 12 de diciembre de 2013

Indómita

(...)Después de esa guerra (1808-1814) la admiración por España fue casi unánime y, en una mezcla de "estupor y de horror", nació el mito de la nación indómita y capaz de un fanatismo salvaje (el de las Rodrigo"milices du cloître") sordo a todas las seducciones y a los titubeos del nuevo siglo. No era un mito patriótico, genéricamente libertario ni liberal , sino todo lo contrario: nacía de la victoria del "país antiguo" sobre los ejércitos de Europa (...)

Giovanni Allegra - La Viña y los surcos.