lunes, 17 de marzo de 2014

Os invito

Esto es una invitación a todas las personas de buena voluntad, a romper la dinámica mediática de los pequeños escándalos (que si este robó 40 millones, que si aquel 50) y a cada ocasion que se hable de Bárcenas, Urdangarín, Corcuera o tal político de tal país, nos mostremos escandalizados poque se hable de esas minucias en lugar de expandir los informes oficiales de la FAO, que solamente los sacan de vez en cuando para justificar su existencia y presupuesto disminuyendo la cifra verdadera, según los cuales mas de 40.000.000 de personas mueren cada año de hambre, después de una vida de miseria y una semana de agonía. En números redondos, 43 millones son 120.000 al día y 5.000 por hora. No hay organización delincuente ni terrorista que cause tamaño horror ni por asomo. En esas circunstancias, quienes tienen tal cantidad de dinero como para dedicarse al negocio del préstamo, no sólo carecen de derecho a cobrar interés alguno,sino que deben darlo hasta dejar de matar por hambre. Y que la propaganda a favor del individualismo sin compromiso familiar, viene derivada de la manipulación por el odio de los más nobles sentimientos del ser humano. Que el proletario luchaba por sus derecho en defensas de sus cónyuge y de sus hijos, lo que hacía efectiva su lucha, pero que ahora esa canalla adinerada promueve la disolución familiar y el freno a la reproducción, para imponer el salario al día sin seguridad ni establidad: si tienes trabajo vive y gástatelo en ellos mismos, no tengas hijos, haz tu vida... Es la división y opresión más asquerosa que han sufrido los oprimidos en todo lo que se conoce de las sociedades humanas. División que surge con pensamiento ilustrado, mitificador de la realidad (uno de los mitos más significativos de los ideados para engañar fue ocultar que la razón es una determinada composición químico orgánica de células cerebrales, para presentarla como una diosa mítica, que por lo tanto no existe, aunque se la proclama a los efectos de acabar con el legado cultural de nuestros antepasados) que amplía el liberalismo con el sufragio como expresión de la voluntad popular (primero fue censitario en activo y en pasivo para, una vez asegurado el control del sufragio pasivo, universalizar el sufragio activo en apariencia mítica de legitimidad, mientras el sufragio pasivo es más restringido que nunca) y que lleva a sus máximas expresiones Marx, Goebels y los fabricantes ocultos de la actual ideología de género, con la fundación Rokefeller como unos de sus mecenas.
Antonio Sanabria