miércoles, 29 de octubre de 2014

Amor sin límites por la civilización y la cultura.

Cuando un paradigma se vuelve viejo, antiguo, no es por el simple y natural paso del tiempo, sino por el desarrollo de acontecimientos decisivos. De ahí que el hecho tradicional supere el paradigma, desbordándolo y superándolo, pues cumple fielmente con la máxima que muestra que cuando se manifiesta la realidad, las imágenes -que son alimento del paradigma- se desvanecen.

Mientras que lo tradicional enlaza realidades, lo moderno es paradigmático y cambiante y por ello de naturaleza siempre revolucionaria y contracultural. Se nutre de imágenes, prototipos e ideologías.

Entonces, cuando se produce el progreso tradicional (único posible en realidad) ¿quiere decir que aquello que ha pasado carece de valor?para el paradigma moderno desde luego es así, no para el movimiento tradicional , por lo menos no todo, pues lo superado y pasado se convierte en memoria. En la memoria acumulamos el pasado y con él lo transformamos en motor e impulso; aun cuando nos distanciamos de nuestro pasado y cambiamos de curso , aceptamos su presencia como fuerza dialéctica; la memoria no es paranosotros un peso muerto sino una fuerza viva.