miércoles, 3 de diciembre de 2014

El Cielo es el límite.

Toda alma es una herida, pero el alma moderna apesta.

Nicolás Gómez Dávila