martes, 31 de agosto de 2010

ECOS DE HISPANIDAD ( MARITORNES Nº1)

MARITORNES Nº1



Maritornes Cuadernos de la Hispanidad Número 1, ¿Qué decir de esta revista? hispanismo en estado puro, autores a ambas orillas de la hispanidad, de gran talla como Miguel Ayuso, Alberto Caponnetto, Blas Piñar, Rafael Gambra, Víctor Eduardo Ordóñez, Ignacio Anzoátegui, Elena Calderón de Cuervo.... todos ellos dirigidos por Víctor Eduardo Ordóñez y supervisados por Don Félix Della Costa (Editor de Nueva Hispanidad) .

Sinceramente lo pedí por pura curiosidad, y como tantas veces, parece que la Providencia ha querido abrirme de nuevo los ojos, y tuve la suerte de que cayese entre mis manos estos cuadernos. La edición es bastante buena, teniendo en cuenta que es una revista más bien de poca tirada y mucho gasto (tengo entendido que el número 3 anda preparado desde hace un par de años , así como el número 4 casi listo, pero por falta de fondos no pueden sacarlo) , con ilustraciones exquisitas y un contenido puramente hispanista. A lo largo de sus 150 páginas nos vamos a encontrar con ensayo y poesía, algo de historia (que tan intrínsecamente va unida al hispanismo) , alguna reseña literaria y cultura hispánica a rebosar. Ni que decir tiene que recomiendo toda la revista, pero para ser más quisquilloso voy a elegir los artículos que más me han gustado , siendo estos "¿Por qué Maritornes? de Antonio Caponnetto, el "Directorial" e "Hispanidad ¿estas ahí?" de V.E.Ordóñez que son una pasada, "Liberalismo e Hispanidad" del difunto Rafael Gambra, "Filipinas y el Cisma Aglipayano" de Blas Piñar y "Cuba, la comedia que acabó en tragedia" de Gil de la Pisa Antolín.


En mi opinión esto es hispanismo militante, y sería de gran importancia (puramente vital) darle a esta revista la máxima difusión, yo estoy en ello y espero tener frutos en el futuro.

<<Maritornes es América, América, la bien donada. La Criada devenida en señora, y la venta en castillo, y el cobertizo en almena, y el camastro villano en tálamo sacramental y lícito. Y si esta osada analogía tuviera su validez, como creemos, bien podría aplicarse por extensión a todas las tierras sobre la cuales la Hispanidad sembró sus frutos de redención, y aún a la actual España, tan necesitada ella de abandonar su oficio de fámula para erigirse nuevamente en emperatriz.

Lo cierto es que, como Maritornes, esta América nuestra desde la cual escribimos, necesita recuperar su origen hidalgo y su cristiana inauguración. Necesita la andante caballería que le restañe las culpas y caídas, y que restituyéndola a la cima de su plena humanidad, de la que nunca debió haber descendido, la nombre con proferición exacta, llamándola doncella>>

Antonio Caponnetto