lunes, 1 de noviembre de 2010

Romance de Don Boyso

El Romance de Don Boyso ( Don Boiso, Don Lunes, Don Bueso, etc...) es uno de los legados orales más representativo de la Edad Media Leonesa; imagino que habrá sufrido diferentes modificaciones a lo largo de la historia pues de este romance han quedado recogidas diferentes versiones, muchas de ellas recogidas en Tradiciones Orales Leonesas II, Romancero General de León II , desde San Martín de Agostedo , Quilos,  San Clemente de Valdueza , Vierdes, etc... y muchas más. No obstante la belleza de la melodía , la genial adaptación de Federíco García Lorca y el hermoso video elaborado por el anónimo usuario del canal youtube sh4m69 (digno es de repaso su enorme trabajo) , he decidido colgarlo para que quien guste y aprecie , pueda tener un momento agradable, viajar en el tiempo y dejar volar el alma.




Don Boyso, caballero cristiano, va a tierra de moros buscando una esposa; cree encontrar a una judía, pero le propone bodas si se hace cristiana, descubriendo luego que ha rescatado por azar a su propia hermana Rosalinda, que estaba cautiva.


Camina Don Boyso mañanita fría
a tierra de moros a buscar amiga.

Hallóla lavando en la fuente fría.
-¿Qué haces ahí, mora, hija de judia?
-Deja a mí caballo beber agua fría.
-Reviente el caballo y quien lo traía,
que yo no soy mora ni hija de judía.
Soy una cristiana que aquí estoy cativa.

-Si fueras cristiana, yo te llevaría
y en paños de seda yo te envolvería,
pero si eres mora yo te dejaría.


Montóla a caballo por ver qué decía;
en las siete leguas no hablara la niña.
Al pasar un campo de verdes olivas
por aquellos prados qué llantos hacía.

-¡Ay, prados! ¡Ay, prados! prados de mi vida.
Cuando el rey, mi padre, plantó aquí esta oliva,
él se la plantara, yo se la tenía,
la reina, mi madre, la seda torcía,
mi hermano, Don Boyso, los toros corría.

-¿Y cómo te llamas?
-Yo soy Rosalinda,
que así me pusieron porque al ser nacida
una linda rosa n'el pecho tenía.


-pues tú, por las señas, mi hermana serías.
Abre la mi madre puertas de alegría,
por traerla nuera le traigo su hija.