viernes, 19 de agosto de 2011

Estoy hasta los huevos

Cada vez que el Señor se enfrenta con una persona de espíritu farisaico vemos encenderse su ira. Porque en cuanto a pasión puede ser buena o mala. Airarse por impaciencia, disgusto u odio, es pecado. Pero será santa y santificadora la ira que podamos sentir al ver que Dios es burlado o la Virgen insultada.



Poco más que añadir.


VIVA CRISTO REY.