sábado, 20 de agosto de 2011

De vuelta de Cuatro Vientos

Acabo de llegar de Cuatro Vientos y en general me ha quedado un buen sabor de boca, aunque no todo lo que he visto me ha gustado, principalmente determinadas actitudes de algún que otro zopenco suelto, pero como decía, la impresión general bastante positiva. 

La sensación de estar rodeados de millones de hermanos de todas las naciones es apasionante y ver  el aeródromo hasta la bandera es sencillamente inexplicable.

Me ha divertido mucho como he sido asaltado por unos chavales de algún país africano para preguntarme, con muy sana curiosidad, que significaba la boina roja. En este mismo sentido, otros dos muchachos hispanoamericanos que andaban repartiendo octavillas de la Juventud Católica Tradicionalista (HSSPX Sudamérica) nada más ver la boina han corrido hacia mi y me han acompañado casi todo el camino desde el metro hasta Cuatro Vientos (un abrazo muy fuerte para ellos)... mucha gente se ha interesado por los carlistas y hemos recibido numerosas muestras de afecto que , la verdad, no me esperaba en absoluto. Hay mil batallitas con las que podría aburrirles, pero como sabrán, no era ese el objetivo de la visita.   

Una experiencia.




PD: Maldita lluvia que mala suerte.