martes, 15 de noviembre de 2011

Reflexiones castellanas: Patriotismo y nacionalismo.

El amigo Donoso, nos aporta esta sentencia a modo de síntesis diferencial entre el patriotismo y el nacionalismo.

El nacionalismo, todo nacionalismo, es al patriotismo como el egoísmo al amor.



Según mi opinión, en el amor, como en la guerra, se requiere de total entrega, la más absoluta de todas, pero como todo concepto puramente práctico, la distancia entre la visión estática y saludable y la visión auto-lesiva es demasiado pequeña, por eso el egoísmo es la lacra del amor, como lo es también de la guerra. El amor , como estado ligado a emociones, puede desembocar por medio de ellas, entre otras, en egoísmo. El egoísmo conlleva soberbia que hace automáticamente desaparecer el amor por un aguachirri de emociones más o menos intensas pero que, como toda emoción, no son duraderas. En el momento que desaparecen esas emociones, por la mera costumbre, ya no queda nada.

En este sentido, el egoísmo es una de las lacras del amor.

En lo referente al patriotismo, entendido este en su concepto clásico, fuera de polémicas y de exclusivismos, hemos de entender la Patria como mero medio y no como fin. El patriotismo no se concibe sin el coronamiento de las unidades menores que componen la patria, en el caso español, las naciones hispánicas, es decir, el patriotismo implica subsidiariedad (sistema de articulación de lo uno y lo múltiple), reconocimiento y amor. Por ello el concepto de patriotismo hispánico requiere del fuero como seguro y medio de alianza y requiere de la tradición religiosa como elemento cohesionador, ya que sin esta tradición, el patriotismo hispánico dejaría de tener sentido. Por ello, el patriotismo afianza y asegura la nación, pues es un pilar de la patria.

En cuanto al nacionalismo, como sistema conceptual puramente liberal es unificador y centralista, ya no es un medio, sino que convierte la Nación en un fin, en una especie de ídolo por el cual todo tiene un sentido, y mientras la nación subsista y sea fuerte, no importará el método utilizado para ello.

El Patriotismo , como el amor, requiere de entrega, pero también de emociones, y como en el caso del amor, hay una distancia muy corta entre la visión saludable y la insalubre, por ello, la emoción acaba por derivar el patriotismo en nacionalismo, y cuando esas emociones pasan, por que no son duraderas, no queda nada.

En mi opinión, la frase aportada por Donoso es una síntesis perfecta.







Como no están obligados a comulgar con mis opiniones, pueden seguir el debate en este ENLACE