lunes, 14 de noviembre de 2011

Lecturas de un griposo

(...)No es la Iglesia la que tiene que reformarse, si quiere vivir; es la sociedad del siglo XX, que se muere de un mal que los sabios llaman lucha de clases y que los teólogos llaman envidia: propter invidiam diaboli...los primeros siglos del cristianismo fueron piadosos, pero tuvieron la enfermedad de la herejía. La Edad Media fue valiente, y tuvo la de la ambición. La Edad Moderna fue egoísta y se enfermó de envidia. Nuestra sociedad es hija de mala madre: la Revolución Francesa, que pretendió enseñar al mundo los derechos del hombre, y no se acordó de enseñarle antes sus deberes.
(...)

Argentina 1883-1962
Juana Tabor.
Hugo Wast (Gustavo Adolfo Martínez Zubiría)