martes, 7 de enero de 2014

Reflexiones castellanas: Pensamiento y Acción.

En ocasiones es necesario superar la barrera de lo posible, convirtiendo nuestras miras en elevadas pasiones que, transformando la virtud de la Esperanza, alcancen la máxima y excelsa determinación del alma.

Porque la forma más alta de eso que empeñamos en llamar Esperanza la alcanzamos a través de la desesperación superada. Pero no superaremos la desesperación si no empleamos un coraje que a la vez sea - paradójicamente -  desesperado.

Esto es precisamente lo que se espera de nosotros.

Coraje hermano,  para actuar y para pensar
.
Actuar y Pensar fuera de esa selva de palabras vacías qué sirven para todo y para todo el mundo e  introducirnos en el Verbo Eterno, que rebosa de Camino,  de Verdad y de Vida. Pura vida.
 
Porque debemos de hacer lo posible para estar dispuestos a correr ese riesgo;  el riesgo de creer y, el riesgo de hacer, el riesgo de pensar y el riesgo de actuar, que no es poca cosa . Conjugar fe y obras para que se eleve el alma y que arda el pecho y ,mirando hacia delante , podamos de una vez por todas conjugar pensamiento y acción.   Porque  un pensamiento que no actúa no vale un quejido y,  una acción que no se piensa,  no es - ni significa - absolutamente nada.

Pensamiento y Acción en la Eternidad, fuera de los dogmas del Mundo Moderno y su aburrida y desquiciante unanimidad en lo heterogéneo.
Porque la Acción de un gran pueblo se encuentra en su vocación histórica dirigida por su pensamiento comunitario.No se trata , por tanto ,de distinguir entre nuestro pensamiento y nuestra fuerza puesto que es nuestro pensamiento el que justifica nuestra fuerza.