viernes, 22 de agosto de 2014

Apuntes para la Reconquista del espíritu (IV): Firme y erguido.

No te dejes vencer por nada extraño a tu espíritu ; piensa, en medio de los accidentes de la vida, que tienes dentro de ti una fuerza madre, algo fuerte e indestructible, como un eje diamantino, alrededor del cual giran los hechos mezquinos que forman la trama del diario vivir; y sean cuales fueren los sucesos que sobre ti caigan , sean de los que llamamos prósperos o de los que llamamos adversos, o de los que parecen envilecernos con su contacto , mantente de tal modo firme y erguido que al menos se pueda decir siempre de ti que eres un hombre.