domingo, 6 de noviembre de 2016

Estamos condenados (III)

Estamos en una situación de crisis profunda, pero seguimos vivos en ella, peleando el día  a día, no porque la crisis nos la impongan, sino porque la hemos abrazado...es una situación de emergencia vital, espiritual - por lo tanto social y económica - de la sociedad que sufre con gusto la democracia.

El surgimiento de la dimensión única del "yo"  aséptico,  torpe y desentendido del "resto" para que "el resto" lama sus botas... Esto es la crisis.

La sobredimensión de la estupidez, la tibieza, la moderación y la tolerancia...Esto es la crisis.

Como dice una pintada de mi barrio: nosotros somos la crisis.