miércoles, 22 de diciembre de 2010

Nadando contra corriente de Juan Manuel de Prada


Editorial Buenas Letras

Otro enorme libro a comentar es “Nadando contra corriente” del intelectual católico español Juan Manuel de Prada. Libro que resulta fresco por varias razones, la primera de ellas es su enorme combatividad , sus ansias de vivir y sobre todo, su principal objetivo, que es seguramente el más noble.

En este compilado de 148 artículos que reedita JMdP , que no serán del agrado de progres y liberales, queda patente su visión del mundo, de la Fe y de la actualidad,; el autor no quiere que los católicos seamos únicamente católicos de puertas a dentro, sino que exige que de una vez por todas volvamos a formar parte de la sociedad que en su día construimos. Es cierto que el libro a veces resulta oscuro, no puede ser de otra manera, el mundo que nos rodea en la actualidad tiene mucho de ello, pero también trasmite esperanza , alegría, caridad y fuerza, mucha fuerza. La grandeza de todo ello radica en que no se trata solo de religión, no plantea la religión como un suceso privado, sino como una vocación de vida misma, pública y ciertamente dura pero satisfactoria.

Los 148 artículos no están desordenados si no que todos ellos guardan relación con los epígrafes que el autor nos propone . En La Desembocadura se nos plantea el problema de la izquierda progresista y desnatada que a día de hoy sufrimos en España, su interés por la destrucción de todo lo que nos une, de los valores y sobre todo , de la vida (el autor hace bandera de su lucha contra el genocidio del aborto) . En Compañeros río arriba nos muestra uno de sus lados más humanos, una especie de homenaje a personas que compartieron su vida (algunas anónimas, otras no tanto) y sus inquietudes y que caminaron junto a él en momentos cruciales de su vida. Una gozada que lo haya compartido con nosotros pues es de los más ilustrativo. En Remanso encontramos al JMdP más irónico y divertido (genial el artículo Gordos)pero también más familiar, recordando sus vivencias familiares (abuelo, abuela, hija….) y abriéndose así al lector. Casi terminando, Donde las aguas brotan puras, es donde el autor nos aporta alegría y  esperanza, pues todo lo sucedido hasta ahora merece la pena, nadar contra corriente en una sociedad muerta es duro, difícil, pero satisfactorio y necesario, un gran ejemplo. Por último, el libro termina con un breve artículo, Vocación de Marciano, que voy a dejar que ustedes lean por si mismos por que merece la pena, pero les dejo la guinda del libro para que si planteaban quizás leerlo, se le acaben todas las dudas pues resume a la perfección todas las páginas anteriores << (…)Profeso una religión que mi época repudia con encono, no por rancia u obsoleta... sino justamente por lo contrario, por el temor que inspira su vigencia amenazante (…)>>


Es una buena colleja para que los que vivimos medio dormidos en nuestras cómodas vidas nos levantemos y tomemos la espada…no puede ser de otra manera.