miércoles, 22 de diciembre de 2010

Sentido agradecimiento. Reflexiones castellanas

La siguiente exposición tuve el placer de exponerla para abrir el ciclo de conferencias que el día 11 de Diciembre de 2010 se produjeron con motivo de la cena anual del grupo para la divulgación de la historia de España "Pascual Vivas".

Si bien estas palabras se escribieron para dicho evento, no quiero dejar de compartirlas con ustedes (estimados amigos de hispanismo.org) pues también fueron escritas con ese propósito, pues resulta ciertamente esperanzador encontrar  en este mar bravío almas gemelas que quieran tirar del barco para no perderse en la tempestad y acabar naufragando en algún inóspito paraje donde no tenemos nada, nadie nos reclama, nada nos retiene.

En fin, sin querer ser pesado les mando un afectuoso saludo de agradecimiento y rogando no desfallezcan nunca.

<<Sin apenas soldados y con sólo su fe, creó un Imperio en cuyos dominios no se ponía el sol. Pero se le nubló la fe, por su incauta admiración del extranjero, perdió el sentido de sus tradiciones, y cuando empezaba a tener barco y a enviar soldados a Ultramar se disolvió su Imperio, y España se quedó como un anciano que hubiese perdido la memoria. Recuperarla , ¿no es acaso recuperar la vida?>>

Vista general de la Cena y sus asistentes
Estas palabras que escribiera Don Ramiro de Maetzu en su “Defensa de la Hispanidad” siempre me han hecho reflexionar,   preguntarme si acaso no estamos sufriendo un proceso senil como país. Vivimos un momento crucial, se ha hecho fuerte el sentir injusto que trasmitiera Ortega y Gasset de que no se puede vivir en la historia, que hay que mirar hacia delante, que hasta ahora estábamos equivocados y que debemos “evolucionar”. La sociedad actual da la espalda a nuestra historia, pensando quizás, que nada hasta hoy ha merecido la pena , haciendo fuerte el concepto ampliamente aceptado (pero gracias a Dios en constate retroceso) de que aceptar la historia, amar la historia, es una trasnochada involución, que la historia y la tradición son sinónimos de inmovilismo…lo que necesitamos es progreso, entonces me vienen a la cabeza los geniales versos que nos legó Rubén Darío:

¿Seremos entregados a los bárbaros fieros?
¿Tantos millones de hombres hablaremos inglés?
¿Ya no hay nobles hidalgos ni bravos caballeros?
¿Callaremos ahora para llorar después?

Como observarán, ciertamente profético.

Pero yo digo que no hay progreso si no miramos atrás, si no aprendemos de nuestros errores y nos enorgullecemos de nuestros aciertos, yo digo que historia (y tradición) son las bases fundamentales, el esqueleto y las entrañas, la piel y los músculos, la fuerza y el alma de lo que fuimos, somos y seremos como comunidad, como país, como espíritu.

Sinceramente en ciertas ocasiones resulta descorazonador comprobar tan penosa realidad, tan triste y desmerecido olvido al que hemos (nosotros solitos) abocado nuestra memoria, nuestras raíces, nuestro ser. Hemos relegado sin darnos cuenta (o eso quiero pensar) nuestro espíritu de comunidad al último de los círculos infernales, a la laguna helada donde no asoma ni un soplo de vida, donde se congelan las esperanzas, donde en resumidas cuentas… no hay futuro.

Por que señores, cuan grande ha sido mi asombro, en mi propio y trascendental (e intelectual)  devenir  en busca de almas hermanas que no cejen , que no se rindan y que no se den por vencidas en el empeño de querer ser, de querer respirar, de querer vivir. Cuan gozoso ha sido para mi persona comprobar que no estoy solo , que gracias a Dios  nunca nos dejó solos, pues siempre habrá nobles hidalgos y bravos caballeros (entre ellos ustedes) . Siempre habrá un rayo de sol que encienda las benditas llamas del fuego capaz de acabar con ese último círculo y evaporar  el opresivo hielo que nos retiene. Siempre habrá quienes , con nobles y sinceros ojos , vean en esta actual situación no una desgracia, si no una oportunidad de reencontrarse, como aquellos españoles de los últimos Habsburgos , una España destinada a caer, pero caer españolamente; a caer no con la estupidez de quien resbala , sino con la magnificencia de quien se derrumba; no con la indignidad de la nación que se pierde tras la huida de un rey amedrentado, sino con la dignidad de la nación que se hunde tras la muerte de un rey “hechizado”.
Por que señores (y señoras) , son ustedes digna representación del amor hacia una aventura magnifica … que se llama España, un amor que no se resuelve a entregar en la derrota de la noche sino que en ella observa un dorado ocaso.

Quizás la noche acabe por cerrarse y debamos hacer penitencia, por que en vez de aprender de lo propio, como afirmara Don Marcelino Menéndez y Pelayo , abrazamos con fervor ideas que nos eran extrañas, estilos de vidas que nos fueron nocivos y tendencias que nos eran ajenas. Quizás , como patria, debamos pagar nuestros pecados (sería lo justo al fin y al cabo)  Pero no desesperen, la noche por muy fría y solitaria que sea da paso al día  y siempre espera el Este resplandeciente para volver a inundar todo con su bella luz. Y es en la mirada y espíritu de personas como ustedes donde observo el renacer de un nuevo día, de esa España que no quiere morir, no sin antes mirarse al espejo…y que cuando lo hizo, no vio sino un viejo y testarudo hidalgo que por no creerse digno de llegar a Santo, se resigno a llegar al héroe ,   al que, por cierto,  todos tomaron por loco pero fue el justo tiempo el que lo ascendió a lo más alto, junto a Dios y a nuestra memoria, creando así un espíritu inmortal

Estimados amigos, SER es DEFENDERSE.

Para concluir esta breve exposición de agradecimiento quisiera recitarles unos versos , los cuales creo sinceramente bellos, y será un verdadero honor compartirlos con ustedes:

En referencia a los versos me van a permitir la licencia de no hacerlos públicos (por motivos obvios). Sin más se despide su amigo.

Viva Cristo Rey.