martes, 16 de julio de 2013

Reflexiones castellanas: Tu decides.

Llevo un tiempo diciendo que el mundo moderno es terriblemente aburrido y por ello inventa tantos sucedáneos para tapar sus enormes carencias afectivas e intelectuales.

Vístete según dicta la moda ingeniada por el más estúpido cretino de la más deplorable multinacional; adquiere compulsivamente las últimas novedades aparecidas en las vitrinas de sus grandes almacenes de los más inútiles aparatos; piensa y siente según dicta la masa... y cuando hayas acabado con este proceso, tus costumbres y tus aficiones serán los que dicte un mundo decadente y enfermo donde el suicidio representa la causa de muerte violenta más común en todo Occidente.

Estamos aburridos, decía , lo que significa que hemos renunciado al sueño y al espíritu; es la enfermedad de las almas y de los cerebros vacíos.

La alegría y el amor mismo , no se exaltan ni se hechizan sino en la medida en que el alma mantiene la poesía y fortifica los impulsos de la sensibilidad. 

Es absolutamente necesario mantener la Fe que es aquella que nos hace soñar y pensar  nuestro amor.

Pero el mundo moderno niega la fe. El mundo moderno no quiere creer.

Hemos de volver la espalda cuanto antes a ese mundo material, que nos atrae y nos captura, para volver de nuevo los ojos al cielo , a lo más alto.

Toda comparación moderna, material , parecerá entonces mezquina junto a la liberación que nos da la victoria del espíritu , sobre las inquietudes, los bienes y las necesidades materiales.

La felicidad puede nacer en todas partes , a través de los hechos más insignificantes, y en verdad no es fuera de nosotros , sino dentro de cada uno , en cada hombre que busca la Verdad ,en cada hombre sano, dónde está Cristo y a través de Cristo, con supremas posibilidades.

La cosa es tan fácil como creer , lo demás se nos dará por añadidura.

Tu decides.