viernes, 4 de octubre de 2013

Derrotados

Para el hombre saludable, la vida será un devenir difícil pero satisfactorio ,  donde no dejará de caerse , sufrir, sangrar y levantarse; será un proceso más del alma en el que la Verdad no dejará de ser un vértice donde pueda agarrarse.

Para el hombre moderno, la máxima gloria de su vida consistirá en llegar, completamente derrotado, a una duda completa que se convertirá en certeza a medias. Por eso cuando caiga le resultará ignominioso y únicamente le levantará la soberbia.