miércoles, 13 de julio de 2011

El malo, el feo, el más malo...y la "Faisanada"




Bueno bueno bueno, parece que alguien se ha puesto las pilas y ha decidido, por fin, poner las cosas en su sitio. Desde que el juez Garzón paralizase la investigación del caso Faisán aparentemente sin objeto alguno, daba la impresión de que alguno se iba a ir de rositas por la tangente, pero ¡vaya por Dios!, no ha sido así. Como ya sabrán, el nuevo encargado del caso, el magistrado Ruz de la Audiencia Nacional, ha decidido procesar a 3 miembros del Cuerpo Nacional de Policía (José María Ballesteros, inspector de Policía de Vitoria, Enrique Pamies, ex jefe superior de la Policía en el País Vasco y el ex director de la Policía Victor García Hidalgo)  por tener suficientes indicios de que estos tres pajarracos pudiesen haber cometido los delitos de que se les acusan, siendo estos Colaboración con banda armada, Revelación de secretos y Encubrimiento.

Los indicios por los que el juez Ruz a decidido meterles mano son:

-El conocimiento que los imputados tuvieron de la filtración
-Las declaraciones del dueño del bar Faisán, el colaborador Joseba Elosúa.
-El tráfico de llamadas de los teléfonos móviles entre las 11’10 y 12 horas del 4 de mayo de 2006
-La confirmación de la presencia junto al acceso del Bar Faisán de Jose María Ballesteros en los minutos previos a producirse la llamada telefónica investigada y que es atendida por Joseba Elosúa en el interior del establecimiento.
-La versión aportada por el Jefe Superior Enrique Pamiés en su declaración judicial que no desvirtúa la prueba indiciaria.
-En relación con la llamada, los datos que proporciona el interlocutor a Joseba Elosúa y cuyo conocimiento era restringido a nivel policial.
- El análisis de los cortes registrados en la cinta de vídeo vigilancia que sacó a relucir la Guardia Civil.
Total, parece ser que el señor inspector Ballesteros entró en el bar con el objeto de dar un terminal de telefonía móvil a Joseba Elosúa, quien tras sonar este, se puso en contacto con el ilustre Jefe superior, el comisario Pamies, el cual le proporcionaría toda la información necesaria para que no se produjese el pase de dinero proceden de la extorsión que iba a perpetrarse a pocos minutos del hecho que tratamos.

Si hay algo que tengo por cierto es que cuando el río suena, agua lleva, y en este caso en concreto lo que suena es un torrente y deja demasiadas cuestiones al aire.

-La primera, ¿Qué clase de gentuza mal nacida tenemos como cabezas pensantes en el CNP que algunos de ellos son capaces de colaborar con la banda terrorista ETA, perpetrando la más alta traición a nuestra patria, a nuestros muertos (como españoles y como policías) y a nuestra querida institución? Ahora, ¿es la primera vez que se ha hecho algo así, o bien se han cometido en otras ocasiones fechorías de la misma índole?

-Segunda. Den por seguro que una actuación así no depende de unos funcionarios de tres al cuarto y sobre todo teniendo en cuenta que en aquellos momentos el gobierno de turno estaba negociando con ETA. ¿Quién se esconde detrás de esto? Debo ser mal pensado, pero yo (como usted mi querido lector) tengo mis sospechas.

-Tercera. Partiendo de la segunda cuestión, ¿habrá responsabilidades, ya no políticas (que al rebaño de españolitos le importa más bien poco) sino penales para TODOS los responsables de la trama? Pues no se por que pero me da en la nariz que no las habrá ni para los imputados…esta gente vale más por lo que calla que por lo que dice y el que quiera entender que entienda.

En fin, esto me tiene muy quemado, por que por 4 lameculos que se arriman al político de turno para que este le arrasque detrás de la oreja y le de un par de palmaditas en la espalda, tengamos que pagar los miles de policías que de verdad amamos nuestra profesión y que jamás , repito, jamás se nos ocurriría ni tan siquiera pensar en la más leve posibilidad de perpetrar un acto tan repugnante……es muy injusto para nosotros, que por desgracia entendemos perfectamente a la opinión pública y sentimos VERGÜENZA. En este sentido, den por hecho que no hablo en mi nombre, si no en el de la grandísima mayoría de policías de este país que ,lo crean o no, es algo que nos tiene muy irritados y demasiado asqueados.

Por último, solo espero que la justicia actúe y ejerza como debe, que no se libre nadie y que caiga hasta el apuntador si es necesario, las víctimas y la patria así lo exigen, mientras tanto, espero que no se trate de más PAN y CIRCO, por que si es de este modo, se lo pueden ir metiendo por el culo.