martes, 25 de febrero de 2014

Que no lo digo yo...es Palabra de Dios.

(...)¡Adúlteros!, ¿no sabéis que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Cualquiera, pues, que desee ser amigo del mundo se constituye en enemigo de Dios.(...)

Santiago 4,4