miércoles, 31 de agosto de 2011

"Newman, Chesterton y los católicos ingleses de hoy" Por Douglas Woodruff


Editorial "O crece o muere", 1955


Interesante ensayo de este católico, escritor y periodista inglés, el cual nos ofrece la visión de su tiempo y una retrospectiva del catolicismo inglés cuya contemplación y reflexión radica en los momentos clave, a nivel social e intelectual, que atravesó principalmente desde su nuevo y vigorizante despegue a finales del siglo XIX hasta el momento de la elaboración de este trabajo (1954). Para ello el autor se sirve de dos figuras básicas, el cardenal John Henry Newman y el periodista Gilberto Chesterton. 

En cuanto a la figura del Beato Newman, se nos introduce en los antecedentes históricos que precedieron a ese, como diría antes, despegue filosófico y religioso católico en Inglaterra así como en el meollo intelectual de John Henry Newman. Para crear una base de antecedentes el autor nos sitúa en la Revolución francesa, el exilio y asentamiento de sacerdotes franceses en Inglaterra como consecuencia de la anterior hasta un análisis bastante interesante de la High Church y su consecuencia en “La Escuela de Oxford” de donde proviene Newman, así como un capítulo bastante interesante que trata acerca del comienzo y final de lo que se denominó “La controversia anglicana”. Por supuesto, sin olvidar las bases para entender el proceso de conversión de parte del clero anglicano al catolicismo.

El autor realiza también una importante labor divulgativa a fin de conocer los pequeños núcleos católicos ingleses, estructuras intelectuales y sociales de estos así como su tendencia política. Este es el punto más flojo del ensayo, donde el autor pretende , con cierto aire de “liberalidad”,que el lector extranjero (que es a quien va dirigido este ensayo) comprenda la relativa inactividad del catolicismo sociológico inglés con cierta e histórica tendencia al liberalismo, así como una bastante desafortunada comparación con la realidad irlandesa.

En cuanto a su análisis acerca de la apologética de Chesterton, es bastante bueno salvo en el aspecto económico, donde pretende centrarse únicamente en la oposición a la colectivización y trata de forma bastante pesimista y hasta irrealizable la visión que tanto Chesterton como Belloc ofrecían al mundo de lo que el considera personal filosofía de la distribución de la propiedad (parece que el Señor Woodruff no debía conocer las fuentes de donde bebieron los ideólogos del distributismo). Decía que el análisis de la apologética de Chesterton era bastante bueno, pues el autor lo concibe como una apologética dirigida no únicamente a defender la existencia y obra de la Iglesia de Roma, sino también a sus grandes esfuerzos por fortalecer la Fe como hecho intelectual y espiritual al alcance de la mayoría, no solo de las élites intelectuales.

Por último el autor realiza un breve análisis de la situación del catolicismo inglés y un interesante recuento de las tradiciones políticas inglesas como fruto, precisamente, de lo que se denomina vieja religión o Religión Verdadera, aportando como síntesis que Inglaterra en el fondo nunca ha dejado de ser católica…algo bastante cuestionable.

A pesar de tener ciertas sombras, es un trabajo bastante interesante para conocer la evolución social e intelectual del catolicismo inglés que nos ayuda, a día de hoy, a entender las bases de esa nueva “controversia anglicana” que se está dando en nuestros días y que, Dios mediante, sirva para recoger sanos y numerosos frutos. De momento la cosa no va mal.