sábado, 24 de octubre de 2015

Ya es la hora.

El tradicionalista ,en el sentido completo del término, es un individuo que permanece fiel a la Verdad , en el ámbito de un régimen que se funda sobre principios contrarios a ella.

Pero aquí surge el gran problema: muchos -demasiados- tradicionalistas se han mostrado hasta tal punto preocupados por conservar la Verdad que han terminado por disecarla...han tenido tal cuidado en resistir a todo que se han cristalizado en una posición estéril. Para no rendirse al espíritu del tiempo , el tradicionalista se separa, a su pesar, de la vida natural del hombre; no solo cierra la puerta , también atranca la ventana.

Así, el tradicionalista, es en primer lugar un hombre que dice no a las fuerzas de la muerte... y eso además de ser correcto, es sano, pero si no acepta su realidad natural además de convertirse en un conservador/puritano repelente, puede transformarse en un hombre que dice no a las fuerzas de la vida.

En cuanto a pensamientos y sentimientos el tradicionalista vive una ruina... pero la ruina le pertenece.